Ursúa

divendres, de desembre 02, 2005

Antes de sobrevolar la verde Sabana yo ya había regresado.

Había rescatado la voz del abuelo que calmaba mis pueriles fiebres con las tempranas gestas de estas tierras.

Mi piel recordó el sudor y el sofoco de las selvas y los valles, el viento y el frío de las sierras y los páramos.

Mis pies volvieron a sentir el cansancio, mi boca la sed, mis ojos extasiados se maravillaron una vez más con el Nuevo Mundo que había conocido –ya maltrecho- y que tiempo después decidí abandonar.

Antes de sobrevolar la nublosa Sabana yo volví de la mano de Ursúa para recuperar mis pasos, rehacer mi memoria y enfrentar el pasado.

Y encontré los mismos cerros grises y densos, la lluvia pertinaz y puntual, y aún más desamparo de justicia en la mirada de sus habitantes.

A diferencia de Ursúa, en mi juventud no codicié más dorado que aquel que no permanece y que se brinda a los ojos como premio al caminante, tampoco me desbordó la codicia ni encegueció el furor de la lucha. Ya bastante dolor y desgracia ha llevado a cuestas este antiguo Nuevo Reino.

Al igual que su narrador, Ursúa viajó hasta el frío y cartesiano continente para atraparme y retornar los dos a este impercedero Reino, donde todavía hay mucho que contar, porque hacerlo es el único ejercicio valido para atemperar la barbarie, la soberbia y la codicia que hemos heredado.

Mi Ursúa ha vuelto a Europa, como no lo pudo hacer el propio Pedro, quien ahora ronda como aire frío, junto a Gonzalo Suarez Rendón y Juan de Castellanos, en los renacidos claustros tunjanos tratando de cumplir una tarea no menos épica: Conquistar Europa."



Otros comentarios sobre Ursúa:
Lector Ileso
Jozef Pronek

Más información:
William Ospina
Poesía
Ensayo
Revista Cromos

Imprímase y cumplase

1 comentarios:

Álvaro Ramírez ha dit...

Veo que la novela de Ospina no solo te está rayando el coco sino que te está inspirando textos muy bellos, como éste de hoy.
Un abrazo desde la misma Bogotá que has estado atizando en recientes apuntes tuyos buenos para reir y también para gemir.