Sobre algunos falsos mitos de internet

diumenge, de juliol 26, 2009

A través de Facebook me entero de una polémica acerca del libro eléctronico a raíz de una columna de Juan Gabriel Vazquez. Javier Moreno le responde en su columna de El Espectador y en su blog personal se explaya un poco más.


Mi primer impulso ha sido escribir un comentario, pero me ha salido tan largo que he decidido ponerlo aquí, tanto para facilitar la escritura, como la lectura.

¿Periodismo 2.0, 1.5 o 3.0?
En primer lugar me aterra que en un medio como El Espectador la inexistencia del hipertexto. En el Artículo de Javier no hay un solo enlace al artículo de Velasquez. ¡Y estamos en la internet 2.0!.

Ya con Javier había tratado ese tema hace unas semanas, el los disculpó. Para mi es inexcusable y no creo que sea un problema técnico. Es el reflejo de una posición mental, El Espectador no es un medio electrónico, es un periodico de papel con una web. O ni siquiera eso, es un periódico de papel copiado en una web.

La mayoría de los que allí escriben son "periodistas u opinadores" muy siglo XX, preocupados más por sentar cátedra que por sucitar el debate o por ampliar la experiencia del lector. Tan es así que varios de sus columnistas replican en su propio blog el articulo semanal que escriben. Es en el blog en donde hay debate -acepto elefante como animal de compañía, que no me quiero distraer-.

Pero este anacronismo pasa también en todos los grandes medios colombianos, Semana, El Tiempo, Dinero, etc. Son medios de papel con página web, su estrategia pasa por tener visitas y que los usuarios vivan en su mundillo, cualquier enlace externo es una blasfemia y un atentado contra el negocio. Es más ni siquiera los enlaces internos funcionan, para la muestra un botón.

Su visión es miope, consideran al lector como un tontainas que se contenta con vivir exclusivamente en "su" realidad. Pretenden darle todo, ser un todo. No dan otras visiones, ni siquiera dan la oportunidad que el lector las tenga a mano. Aborregan y pastorean.

Contrasta su actitud con lo que hacen otros medios. Ya se habla del periodismo 3.0 (1) (2). Ya llegará a pesar de la reticencia de las familas dueñas del país.

¿Internet ha eliminado intermediarios?
Me prece una actitud muy naive creer que, después de casi 10 años de la explosión de la burbuja, internet ha elimiando intermediarios. La realidad demuestra todo lo contrario, internet es un nuevo intermediario, y en algunos casos tan o más omnimodo y monopolístico que los anteriores.

Pongamos el caso por ejemplo de los hoteles. Cualquier desprevenido usuario que busca hotel se regocijará con la cantidad de alternativas que tiene para elegir la mejor opción. Tantas que bien podría malgastar el dobleo el triple del tiempo de estadía en buscar alternativas. Pero en realidad son solo fachadas, solo hay dos grandes operadores de reservas: Expedia y Orbitz. (3) (4)

Para ser solo dos al parecer que el invento ha funciona respecto al usuario: precios bajos. Sin embargo el nivel de satisfacción con los servicios contratados es bajísimo. La culpa recae en los prestadores del servicio, el hotel, no en las centrales de reservas. Pero si vamos más al detalle descubriremos que quienes están detrás del bajo nivel de servicio y de una industria en crisis son estos mismos intermediarios.

Si usted tiene un hotel y quiere poder vender por internet tiene que firmar un contrato con uno de estos dos gigantes. Ese contrato el obloga a darle un descuento, un margen, Pensará usted que es bajo. No señor, es del 25%.

Pero no basta con tener el contrato firmado y una suculenta comisión. Si usted quiere salir en posiciones de privilegio, estos intermediarios le conminan a hacer "hacer ofertas jugosas", es decir descuentos para los clientes. Pero el descuento se lo da el hotel en exclusiva porque el intermediario ya tiene blindado el 25% de comisión de la tarifa "plena". Así si el hotelero da un 20% por ejemplo. solo estará recibiendo el 65%. Y mal les va a los pequeños si en su web ponen otra oferta que intente proteger su márgen.

Los pequeños hoteleros independientes están desapareciendo, todas la agencias alternativas han terminado siendo compradas por estos dos gigantes y su alternativa ha sido vender cerrar o vender sus negocios a los gigantes hoteleros. Los clientes reciben el servicio de un hotel 3 estrellas pagando uno de 5, pero pagándoselo a Expedia u Orbitz.

En otros sectores pasa lo mismo con mayor o menor intensidad. Internet ayuda a la concentración y al monopolio, pero facilita su maquillaje. Y esta aseveración no es una valoración, no es ni bueno ni malo, es una característica del sistema.

Internet es ecológico porque reduce el consumo de papel
¡Ja!. Esto que me lo envuelvan en papel periodico a ver si madura el concepto. Esta idea viene siendo expuesta impunemente desde hace años. Sin embargo el consumo de papel crece día a día. La intención es buena, pero de una simpleza absoluta.

Todo el mundo con "conciencia ecologica de mostrar" acude al argumento de marras. Sin embargo nadie se detiene a pensar cómo se producen los circuitos impresos o las baterías de los equipos electrónicos, ni cuanto contaminan, ni que se hace con sus desechos. Como diría un amigo "liberal" mio: "a mi lo que me importa es el precio, si hay personas que se mueran, o rios que se contaminen que pase bien lejos, en China..."

Por el momento, colocando en una balanza realística el impacto del papel vs la electrónica en el medio ambiente, el papel es mucho más ecológico:
  • En primer lugar porque el papel se recicla a costes muy bajos frente al reciclaje de los metales pesados y los plásticos de los gadgets electrónicos.
  • En segundo lugar porque la pulpa para papel vienen en su gran mayoría de bosques cultivados para tal efecto. Los bosques del mundo corren más riesgo de desaparecer no por los libros, si no por los muebles de lujo, el cultivo de soya y el pastoreo de vacas por terratenientes.
  • En tercer lugar porque el libro de papel no necesita energía para ser leído o releído
Ahora bien, que no se me malentienda, cuanto menos papel se malgaste o se utilice mejor, pero hay que mirar los costes ocultos de las alternativas.

No estoy ni a favor ni en contra del libro electrónico, simplemente me asusta la ligereza de ciertos argumentos. El libro electrónico terminará por imponerse, es inevitable, eso se llama progreso. No sé ni cómo ni cuando, mi bola de cristal, reciclado, no me permite verlo. Esos son los inconvenientes de ser un pitoniso ecologista.


Imprímase y cumplase

6 comentarios:

Javier Moreno ha dit...

Qué mala onda carga últimamente.

1. Enlace con enlace.
2. Internet crea un nuevo intermediario, pero ese intermediario es mucho más eficiente que el intermediario físico, al menos en este caso. Valga aclarar que a mí los negociantes no me importan, me importan los consumidores. Por ejemplo, en Colombia la distribución de los libros de Anagrama corre por cuenta de Intermedio. Intermedio tarda seis meses a un año en traer los libros (a veces más) y cobra dos veces el precio de venta al público en España traducido a pesos colombianos. Dígame si algo como el libro electrónico no va a cambiar la manera como esos distribuidores funcionan.
3. No sé quién dijo lo de lo ecológico. No fui yo.

Javier Moreno ha dit...

Sigo, porque su argumento de los distribuidores me pareció rebobo: incluso sin el libro electrónico YA hay editoriales vendiendo sus libros diréctamente al público por medio de internet. Uno de los costos más altos para abrir una editorial hoy en día corre por cuenta del precio de distribución (que además es una especie de rosca complicada de manejar que tiene sus propias preferencias y prioridades). Estos tipos están vendiendo libros sin depender de esos distribuidores: envían las cosas por correo y toda la plata es para ellos.

Javier Moreno ha dit...

Otra más: Mire esta columna de Carrasquilla, repleta de enlaces externos.

Catalombia ha dit...

Enlaces:

Javier, insisto, los enlaces en El Espectador y en general en los medios colombianos son inexistentes. Bueno, exíguos.

El enlace que propones apenas tiene 1 comentario, el "original" lleva 14.

El artículo de Carrasquilla tiene varios, pero es una excepeción.

Sangrante ejemplo es que hablen del brillante proyecto que lleva a cabo Álvaro Ramírez con ConVerGentes y no pongan ni UN SOLO link a la página del tema. Más mala onda aún cuando difuminan la pantalla del ordenador donde aparece la página de ConVerGentes.

Una golondrina no hace verano. Ni un enlace política editorial.

Y créeme que me ha sorprendido tu reacción, un tanto corporativista.

Y espero que esos pequeños retoños y estas críticas surtan el efecto deseado, que pongan links y dejen de ser tan endogámicos; que hasta Jaime Ruiz parece más abierto al mundo colocando enlaces externos que los Santos, los López o los Cano.

Raquel Gratis total ha dit...

a mi no me gusta que internet acabe con los periódicos y revistas que tanto me gustan, eso sí, deben reconducir su negocio

Galactus ha dit...

No, a mi el argumento ecologico si me parece incontrovertible. Primero que todo, es cierto que el papel se puede reciclar mas facilmente que los gadgets electronicos de un e-book, pero en un gadget de esos caben todas las bibliotecas que uno quiera. Digamos que en 15 an~os uno pase por tener 3 kindles diferentes (algo que se podria mejorar bastante, claro). Basta comparar eso con la cantidad de libros y revistas que uno puede comprar durante 15 an~os!

Otro aspecto no mencionado aqui y que es importantisimo es el de los recursos necesarios para transportar los libros geograficamente, costo que es virtualmente nulo en el caso de los libros electronicos.