Valencia. Photo by Mauro.



Y esto va a ser el fin del mundo. Todos los Chicago Boys, todos los neoliberales gomelos -pijos, fresitas, and so- se frotaban las manos, se les torcían los ojos, sudaban frio y se estremecian al contar el número de ceros en las cifras macroeconómicas, en los apartados de beneficios antes de impuestos, en sus cuenticas corrientes suizas, cuando se diera el milagro, no concebible en esas épocas, de ver a la Chian Comunista convertida al más salvaje capitalismo.

Y ese día llegó y está ahora los chinos... se van a comer el mundo.


Imprímase y cumplase

2 comentarios:

Foucault ha dit...

Mmmm, no pienso que sea peligroso el hecho del descontrolado crecimiento chino sino la reacción occidental a este por que ni E.U o U.E puede permitir que se les 'encarame' otro a los lugares privilegiados, tal vez de aquí a 10 años veremos sanciones economicas a china, rompimiento relaciones diplomaticas, embargo comercial... aun no lo sabemos. Un saludo

vopa ha dit...

Cordial saludo:
Cierto, muy cierto. Quiero invitarlo al blog cartadesdecali.blogspot.com